InicioÁREASBIENESTARLos españoles suspendemos en consumo diario de frutas y hortalizas

Los españoles suspendemos en consumo diario de frutas y hortalizas

La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir 600 gramos diarios de frutas y verduras, cantidad que puede ayudar a reducir un 19 % la incidencia del cáncer gastrointestinal, pero los españoles no alcanzan esa cifra de consumo.

Según la Fundación Española de Salud Digestiva, un tercio de la población española sufre de forma ocasional molestias digestivas que, en muchos casos, tienen su origen en el estrés y en la mala alimentación. Las molestias más comunes son el estreñimiento, diarrea, gases o la sensación de pesadez. Aunque el sobrepeso, las migrañas, los granos o las varices también pueden ser señales de una mala salud digestiva.
Hoy, Día Mundial de la Salud Digestiva, cobran especial relevancia estos datos. Una celebración que promueve desde hace ya una década la Organización Mundial de la Gastroenterología, a la que se suma la Asociación de Productores Hortofrutícolas de Val Venosta intentando concienciar a la sociedad de los problemas que puede acarrear una alimentación poco adecuada al aparato digestivo.

El sistema digestivo está activo entre 10 y 20 horas al día. De la eficacia de su funcionamiento depende el funcionamiento del organismo en genral, ya que se encarga de absorber y transformar los nutrientes de los alimentos y bebidas para que pasen al torrente sanguíneo.

Además de los consejos que nos llegan de diferentes fuentes, es cierto que en los últimos años el mercado ha visto cómo se incrementaban el número de alimentos funcionales y preparados de probióticos para ayudar al consumidor a conseguir la dieta más saludable. También podemos optar por alimentos prebióticos, como la manzana, cuyos componentes estimulan la proliferación y equilibrio de la flora y mucosa presentes en el intestino.

Si tomamos la manzana sin pelar, su contenido en fibras insolubles aumenta, acelerando el tránsito intestinal, ayudando a limpiar las toxinas que se hayan generado en el proceso digestivo. Y si tomamos la manzana pelada, cobra protagonismo la pectina, una fibra soluble que está presente en su pulpa y que ayuda a la retención de líquidos, contribuyendo a la formación del bolo intestinal.

Más información: http://www.vip.coop/es/home/1-0.html,

www.saludigestivo.es.

 

 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación: