Todo acabó

Todo acabó por quedarse sin nada.
Y la nada se quedó con todo.

 

En cada rincón de tu cama dejé mis poemas,
escondidos y dormidos y abrazados a ti.
Y despiertos, reconstruidos y alimentados.

 

Puedo escuchar esa canción,
y hacer llorar al cielo con los ojos
a través de las ventanas abiertas o cerradas.

 

Puedo salir corriendo
y empaparme por el agua de la lluvia.
O puedo quedarme y bañarme junto a ti
entre las lágrimas y dejarme y soñarlo
y repetirlo
y besarte cerca del aire
y alimentarnos de él.
Y nada más.

 

Solo dejar que 15 días
me den 15 años
multiplicados por 15 más
pero a tu lado,
o no querré despertar
y dejaré mis huellas
antes de abrir el portal.

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies