Sevilla

Se han quedado dormidos
los cuerpos dentro de la alfombra de arena.
Se han besado las manos por debajo
paseando por la orilla hasta la cena,
dejando el alimento por lo bajo,
pegándose la piel al frío aire como abrigos.

 

Se han quedado prendidas
las voces en silencio
y las mechas de las velas encendidas,

el olor de la humedad de la tierra,
la huella en herradura de tu peso por caballo
en el bello que regresa.
Puerta al cielo
dejando ver hilo entre las nubes grises de luz
y el azul oscuro puro del amanecer

 

Sorbos de la mano hermana

tocándose a través del cristal.
Manta salada de agua.
Una ciudad imaginada
en el reflejo del cielo
a tu siempre gigante mar,
con espuma,
que rinde su cuerpo a la orilla
como el viento a ti,
para llegar.

 

De un paso tu puente, Triana.

El sonido de un acordeón por una mano gitana,
el valor de cuatro cañas con gambas
y el calor de lo vivido si lo amas.

 

El oro de la Torre,

al pie de la Giralda.
Noches de 6,00 AM para dormir
siendo cuatro con más ganas.

 

Al amanecer cubrí de pétalos el Guadalquivir.

 

No lo soñé,

porque vivir es el único sueño
que sucede
si lo puedes compartir.

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies