InicioOTRAS PALABRASPrincipio de principio de tormenta

Principio de principio de tormenta

Nieva en la tarde del silencioso agosto.

La calle se ha convertido por un instante en un barco

y la ciudad se ha transformado en un océano.

 

Asomado a la ventana me dejé llevar.

 

El mismo viento que sacudía las ramas de los árboles que,

sin poderlo remediar, deshacía sus pulseras de pétalos amarillos

coloreando el asfalto gris por donde a nadie ahora veo pasar,

se adentró en mis pulmones por la boca,

acariciando el alma que soñaba

que la casa de la calle era un barco

sobre el mar que imaginaba en el centro de su ciudad.

 

La cara muerta era un reflejo de sí mismo.

Con una poesía escrita en palabras plateadas

desde el principio de su frente

hasta la parte perfilada de su barbilla.

 

Sus ojos no miraban el mismo cielo

y sus mejillas sí estaban amordazadas.

El vicio es amigo de la muerte,

cuchilla tan helada, tan fría

como lo caliente del cristal, cuerpo de ti

cuando iluminas por horas bombilla

soñando ser incandescente.

 

Ahora me cubro con las manos las pupilas

y me dejo llevar donde siempre quise ir.

 

Vuelven las ramas y las hojas de esos árboles a la vida.

Las oigo respirar, danzar sobre el espejo,

reflejo de no mirar hacia arriba

o hacerlo boca abajo en su cristal, por alcanzar

lo que antes de morir siempre suspira.

 

La luna está a punto de partir

hacia el corazón del sueño que le espera.

 

No hay nubes en el cielo, solo estrellas.

El perfume del aire lleva sonido.

Las notas quedan quietas si te sienten que has dormido.

Las caricias son las palabras

que van a susurrarte sin molestar

y muy cerca de tu oído.

 

Siento el sonido del río desde aquí.

Puedo atravesarlo en la distancia

y hacerme un hueco al sentirle sonreír.

 

El niño de la infancia se hace adulto al pensarlo

y se queda quieto, mirándonte…

una por una, gota por cada una de ti.

 

Vuelvo a la ventana a intentar volver a sentir

lo que sin estar dormido soñaba.

Todo está en calma,

menos lo que dibujaron esos pétalos amarillos

que antes de caer al suelo

flotaban con música imaginada.

 

Ahora son huellas

en el asfalto gris de una ciudad sin mar,

de una pradera sin gente.

En el jardín presente de aguas frías

hay una casa sin barco

y unos remos esperando navegar.

 

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies