Madrugada

Olvidaste cerrar las ventanas.

 

El calor se marchó al poco de marcharte, 
con tu beso que me diste
y con la seda entrelazada de tu boca, 

y con la huella de tus manos
en el cuerpo que dejaste
tumbado de madrugada y sin ropa.

 

Horas antes, desnudamos las paredes del salón. 
Más de cien hojas, repletas de palabras.

 

¡Quiero que te quedes! 
Y que brindemos si sonrojas por poesía.

 

Dejar una vela encendida y que sea, 
el dibujo de su sombra en la pared
quien nos baile en el sueño de la noche
hacia el corazón del amanecer del día.

 

Por bebernos el rojo de tu tierra
colado sin colador, en los dos únicos vasos que me quedan. 

 

Por quedarte dormida en el sofá 
donde solo se ven estrellas
y despertar guiñándome un ojo. 

 

Por navegar junto a mi cuerpo
imaginando la marea.

 

Olvidaste cerrar las ventanas, 
las puertas siguen abiertas. 

 

 

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

 

 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies