Leonor

1945

Ahora vestirías de seda
o de lana gris o azul,
pendiente de la primavera.

He creído al pensarte

verte a mi lado en este banco de madera,
en el que nunca espero a nadie
y en el que nunca nadie me espera.

Son más de las doce y cuarto,

creo.
He llamado a una amiga,
y le mandé las fotos de este cuarto
al aire libre.

Me quedé pensativo 

por un instante e imaginé,
dentro de mi mente,
un mundo tan callado,
tan ausente como yo,
tan demente y tan cubierto. 
Un aviso, lágrimas que el árbol
sin querer derramaba junto al viento.

Me quedé

rodeado por asfalto seco
en el día en que la lluvia
resbaló por la mejilla y sin querer.
Acariciando
el único susurro que besé
al sentir mojados los labios
de un beso que me quiso amanecer.

 

La muerte es el alimento de la propia vida,
diciéndose a sí misma:
“O me dejas respirar
o respiro a solas.
O me dejo en la garganta
la flores dibujadas en la manta,
con el tiempo suficiente para deshojarlas”.


Me quedé tan quieto como tú
intentando suavizar con los dedos la estatua.

 

La parte infinita
es la que a sorbos se deshace.
Lo más bonito de esa parte
es su propia luz…
que dentro de la oscuridad
vuelve siempre a donde estás,
preguntando y respondiéndose, qué haces.

 

¿Es verdad?

 

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es.

 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies