Hilo de humo

El pasillo es un hilo de humo,
fuego y papel entre los dedos
como de ceniza aparecida en la pared
reflejando tus pisadas en el suelo
y hacia mí.


Deshice la red entre perdida y asomada,
y por la parte más sensible
de la almohada
apareció el verso desnudo de tus labios,
justo enfrente de mí,
y desapareció después de mirarme a los ojos
para aletear con sus alas de amapola,
seda a piel vestida de rojos,
entre la parte más sensible
de tu boca roja
hacia la mía.

 

Los jardines con sus flores,
la memoria del árbol,
la raíz fuera de la tierra
simulando ser piedra
duerme quieta,
al ser tocada despierta,
late y mueve lenta,
siento el latido del caracol.

 

Queda tu mano en mi corazón
y mis manos en el tuyo.
Una línea recta,
blanca en azul
por dentro y por fuera,
de fuera hacia dentro.

 

El laberinto es un jardín,
por cada hoja una palabra,
con dos cuerpos sedientos.
Por cada palabra un beso,
cerquita de un susurro,
despertando…
Despertándole.

 

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies