Cementerio

 

Llegó el invierno a mi ventana.          
La buhardilla desde el cielo                
parecen dos gotas claras.                  
Es la luz de la mañana
paseando entre los cuerpos,
que ya no dicen nada.

 

Piedras sobre piedras,
con nombres y con puertas.
Treinta y seis meses de vida.
¡Son muy pocos hija mía
para una niña tan guapa!
Cerraditos son tus ojos,
ya no miras ni despiertas.

 

Pepe Gallo,
el coronel.
La mantilla levantada
como quien ve cuerpo desnudo
al lado de su cama,
y siente bajo su piel
cueva con figuras,
un perro y cien gatos
y una mano bien tallada.

 

Tanta cama helada,
y tan oscuras.
Y paseo en la mañana,
y Pinedo y sus palabras:
“Qué belleza vendremos a pintar
cualquier día de invierno
no se van a levantar”.

 

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

 

 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies