Caricias

“Debí de preguntar en la puerta de al lado,
y no callejear por barrios del pecado”

 

La mínima sustancia contenida se derrama
ante la mirada atenta de mis ojos,
repletos de agua y de vida.
Y aunque me resulte casi inevitable,
prefiero reír a llorar.

 

La cena de un idiota que suspira soñando.
Hicieron gotas las venas
por no saber nadar.
Con las cortinas,
me hice transparente entre sirenas.

 

Y nací.
Una y mil veces,
y otras mil veces nací.

 

Pido perdón por no saber,
y perdón por insistir.
Mi corazón no sabe ver
solo sabe sentir.

 

Miro a la luna,
una y otra vez,
viajando cada noche
hasta su puro centro
y me veo sonreír.

 

Luces que describen tantos cuentos
alumbradme bien.
Es de noche
y no me encuentro,
y tampoco quiero ya
volver a nacer.
Viajan mis ganas con el viento,
me adentro en el aire también.

 

Dulces sueños
si sueño, tendré.
Es lo que siento.

 

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

 

 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies