InicioÁREASBIENESTARCómo afecta la primavera a la salud

Cómo afecta la primavera a la salud

Muchos esperan la llegada de la primavera, esa estación que nos recuerda que el buen tiempo, el sol y las temperaturas agradables ya están aquí para permitirnos disfrutar de la vida. Pero, ¿cómo afecta la primavera, el cambio de estación a nuestra salud? Los expertos reconocen que algunas patologías tienen una mayor incidencia en esta época del año y nuestro organismo reacciona  a los cambios

Más horas de luz, el aumento de la temperatura y la floración son algunas de las circunstancias que influyen en la salud. factores que pueden influir positivamente, por ejemplo en el estado de ánimo, porque facilitan la secreción de feromonas, oxitocina o dopamina, pero de la misma forma pueden tener otras consecuencias no tan positivas. La doctora Marta López Tomás, E-Health Medical Manager de Cigna España, asegura que “la adaptación del cuerpo a la primavera no se produce de forma similar en todas las personas. Algunas pueden sufrir un mayor impacto a causa de las alergias, un estado de ánimo más bajo o problemas gastrointestinales“. 

La compañía ha identificado algunas pautas para prevenir cinco afecciones propias de esta estación y consejos para hacerles frente. 

1.- Astenia primaveral. Sus síntomas, leves y pasajeros, se encuentran el cansancio intenso, los dolores musculares, alteraciones del sueño, tristeza, falta de apetito, pérdida de peso y cambios en el ritmo intestinal. Se recomienda realizar ejercicio regularmente, hacer actividades al aire libre y dedicar tiempo a relajarse.

2.- Alergia. Las afecciones más comunes son la conjuntivitis, la rinitis, la sinusitis y el asma. Además de seguir el tratamiento prescrito por el médico se aconseja purificar el aire del hogar, tratar de mantener las ventanas cerradas y limitar la exposición al aire libre (más de 5 a 10 de la mañana y de 19 a 22 horas). 

3.- Afecciones cutáneas. Para contribuir a la prevención de afecciones cutáneas se recomienda usar fotoprotección solar, utilizar ropa de tejidos naturales como algodón, secarse bien después de la ducha, hidratar la piel, seguir una dieta rica en antioxidantes y optar por cosméticos hipoalergénicos.

4.- Resfriados. Los síntomas no suelen durar más de una semana y pueden incluir fiebre, tos y dolores musculares. Para su prevención se recomienda seguir una vida saludable que favorezca el sistema inmunitario: mejorar la calidad del sueño, hacer ejercicio frecuentemente, reducir los niveles de estrés, exponerse a luz solar para favorecer la síntesis de vitamina D y seguir una dieta saludable con alimentos ricos en vitamina C y Zinc.
5.-  Infecciones gastrointestinales de origen bacteriano. Como las diarreas y la salmonelosis. El motivo está en el aumento de las temperaturas y la humedad, que contribuyen a la propagación de bacterias en alimentos mal conservados. Por tanto, en esta época del año habrá que prestar especial atención al estado de los alimentos que se ingieren, lavarse bien las manos con agua y jabón antes de consumirlos o prepararos, y apostar por aquellos que ayuden a depurar el organismo y tengan un mayor aporte vitamínico.

 

Más información en www.cigna.com. 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies