InicioÁREASBIENESTARCasi el 40 % de los hipertensos desconocen que lo son

Casi el 40 % de los hipertensos desconocen que lo son

A pesar de que la hipertensión es uno de los más importantes factores de riesgo cardiovascular, casi el 40 % de los hipertensos desconocen que lo son. Y es que estamos hablando de una patología que no suele presentar síntomas, por lo que la prevención se hace aún más importantes. Los expertos del Centro Integral de Enfermedades Cardiovasculares HM CIEC recomiendan realizarse controles periódicos que irán siendo más habituales a medida que se van cumpliendo años. 

Las cifras de su incidencia son claras: cuatro de cada diez españoles padecen hipertensión, un problema cuya prevalencia aumenta con la edad y llega a afectar a tres cuartas partes de la población a partir de los 60 años; sobre todo, varones. A partir de los 75 años, las cifras se igualan en ambos sexos. Sin embargo, la doctora Ana Martín Arnau, cardióloga del Servicio de Cardiología de HM CIEC, alerta de la incidencia de la hipertensión en pacientes jóvenes, especialmente varones, que llega a afectar al 15% en los menores de 30 años y supera el 25% entre los de 30 a 45 años.

Se estima que cuatro de cada diez personas con hipertensión arterial no están diagnosticadas. Ocurre, sobre todo, en varones menores de 45 años y esta incidencia se explica por la falta de síntomas. No obstante, la Dra. Martín Arnau asegura que “hay algunos signos que nos pueden alertar sobre el problema, como dolor de cabeza, dolor torácico, mareos, sensación de falta de aire o palpitaciones”. En estos casos, se recomienda siempre solicitar una consulta con un especialista.

La hipertensión se encuentra detrás de un gran número de casos de angina de pecho, infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca, ictus, insuficiencia renal, alteraciones en la retina y en el nervio óptico –con visión borrosa o pérdida de visión–, disfunción eréctil y vasculopatía periférica. Por ello, independientemente de los síntomas, los especialistas aconsejan medir la presión arterial periódicamente para descartar valores por encima de lo normal.  Es recomendable realizar estos análisis al menos una vez en la adolescencia y con mayor frecuencia a partir de los 18 o 20 años, cuando aparecen factores de riesgo como el estrés o el sedentarismo. 

La prevención pasa por controlar los factores de riesgo conocidos: mantener un estilo de vida cardiosaludable, con una dieta baja en sal y grasas; limitar el consumo de alcohol y no fumar, controlar el peso y practicar ejercicio físico de manera regular. Seguir estos consejos puede ser útil para tratar la hipertensión diagnosticada. “Muchas veces, con esta primera medida basta, especialmente si la hipertensión es leve”, asegura Martín. Si no es así, se recurre al tratamiento farmacológico, pero siempre sobre la base del estilo de vida saludable. El tratamiento suele ser de por vida, ya que una vez controlada la hipertensión hay que mantener controlados los valores, aclara esta experta. 

Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies