InicioÁREASOCIOCULTURANuestro ángel de la guarda: el padre

Nuestro ángel de la guarda: el padre

Él es bondad y fuerza al mismo tiempo. Sabiduría y aprendizaje continuo para poder acompañarte en el camino. 

Fuerza, sobriedad, descanso. Es el padre

Referencia aún sin quererlo. Ejemplo de honestidad vital, de perseverancia. Es la apuesta más firme, la meta segura

Aún cuando los años van dejando marcas en su cuerpo, aún cuando el futuro es más corto que el pasado, su presencia es siempre, ayer y hoy, imprescindible.

Su figura que dice mirando, sin palabras. La mano que siempre está aún cuando no se vea. El pie que marca el paso desde el silencio. El que enseña sin lección, el que gana aún perdiendo. 

El que, pese a los años cumplidos, te ve como al niño que fuiste, aquel que colmó sus esperanzas antaño, aquel al que seguir cuidando, al que seguir mostrando el mimo más imperceptible. 

Es el padre. Es la esencia. Es la vida.

Es ese ángel de la guarda que no te permite estar solo nunca. El sostén, la base, el apoyo seguro que, aunque se tambalee en ocasiones, vuelve a erguirse siempre. El padre. 

 

J. Loro. 
Votar este artículo
Sin comentarios

Escribir un comentario

Realice la siguiente operación:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa nevegando está dando su consentimiento y aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies